Visita nuestro archivo

El golpe de calor o también llamado shock térmico es un conjunto de signos y síntomas ocasionados por un aumento de temperatura en nuestro cuerpo, ya sea por un aumento de la temperatura en el ambiente (40º C o más) y/o por un exceso de actividad física en temperaturas altas.
Los principales grupos de riesgos son las personas de más de 65 años y los menores de 5, las personas que padecen de enfermedades crónicas degenerativas, trabajadores expuestos al aire libre o actividades deportivas y personas con sobrepeso u obesidad.
El golpe de calor se puede identificar por síntomas como confusión, agitación, hiperventilación, irritabilidad, cefalea (pudiendo llegar a las convulsiones), sequedad de la piel y boca, piel enrojecida y respiración y frecuencia cardiaca acelerada.
Todo esto puede prevenirse tomando los siguientes recaudos:

  • Usar vestimenta liviana preferentemente clara.
  • Usar de gorro.
  • Usar factor de protección solar 50 o mayor.
  • Tomar abundante líquido. 
  • Comer frutas y verduras y en pocas cantidades.
  • Mantenerse en lugares frescos y ventilados.
  • Uso de anteojos oscuros para sol.
  • Evitar el consumo de bebidas azucaradas, café o alcohol.
  • No realizar actividades físicas en temperaturas altas y, en caso de realizarlas, hacerlo preferentemente antes de las 10 hs o después de las 17 hs.

 

Si consideramos que una persona está sufriendo un golpe de calor debemos llamar al servicio médico de emergencias. Mientras esperamos, podemos tomar las siguientes medidas: colocar a la persona en la sombra o en un lugar fresco, quitar el exceso de ropa, y enfriar a la persona con cualquier medio disponible (abanicarlos o colocar compresas húmedas y frías en la cabeza y cuello)

 

Fuente: https://www.riesgozero.info/areas-de-especialidad/higiene-industrial/golpe-de-calor-como-prevenirlo-y-combatirlo/